Diferencias entre VTV y RTO

RTO y VTV son revisiones vehiculares obligatorias, en especial cuando venderás un vehículo, aunque ambos trámites pueden estar relacionados, la realidad es que son muy diferentes. 

Como comprendemos que puedes tener dudas sobre cada uno, te explicaremos los detalles de estos y así entenderás definitivamente las diferencias.

 ¿Qué es RTO y VTV?

Como punto de partida para que comprendas las diferencias entre RTO y VTV tenemos el significado de las siglas de cada una:

  • RTO son las siglas de Revisión técnica obligatoria, el enfoque de esta son los vehículos de transporte que recorrerán las distintas jurisdicciones de Argentina.
  • Por su parte la VTV, o verificación técnica vehicular consiste en la revisión a la que deben someterse todo tipo de vehículos cuya antigüedad sea mayor a 2 o 3 años, 1 año en el caso de las motocicletas.

Principales diferencias entre la RTO y la VTV

Como se mencionó con anterioridad la diferencia más notable es que la RTO se enfoca en los vehículos de transporte y cualquier otro que se traslade entre las distintas jurisdicciones, mientras que la VTV tiene un enfoque más general, es decir, se dirige a todo tipo de vehículos. 

Además de estas, otras diferencias notables son:

  • Por lo general el costo del trámite de la VTV suele ser inferior al de la RTO.
  • La duración o frecuencia con que deben hacerse ambas verificaciones también pueden variar, los vehículos que tienen una antigüedad de 3 a 7 años, deben tramitar el RTO cada dos años, después de los 7 años de antigüedad deben hacerlo anualmente.

Por su parte la VTV se realiza cada año, en algunos casos incluso deberá hacerse cada 6 meses, según el tipo de vehículo.

  • La RTO se puede realizar en más de 100 talleres y plantas que se distribuyen por todo el país, mientras que para hacer la VTV se dispone de más de 70 plantas que también se encuentran distribuidas por todo el territorio.

Tipos de vehículos que deberán realizar la RTO

Cuando se trata de la VTV solo se establece que deben hacerla los vehículos cuya antigüedad sea de 2 o 3 años, sin importar donde se encuentre, ya sea en la Provincia o en la Ciudad de Buenos Aires. Por su parte, cuando se trata de la RTO los vehículos que deben hacerla se clasifican en 4 tipos:

  • Categoría L: en esta se incluyen las motos, triciclos y cualquier vehículo automotor que tenga menos de 4 ruedas.
  • Categoría M: en esta se categorizan los vehículos automotores de 3 o 4 ruedas, cuyo peso máximo supere los 1,000kg y que se use específicamente para el transporte de pasajeros.
  • Categoría N: básicamente incluye los vehículos con las mismas características de la categoría M, pero en este caso el uso de los mismos debe ser para el transporte de cargas.
  • Categoría O: corresponde a los vehículos acoplados, semirremolques, entre otros. Esta categoría está constituida a su vez por 4  subcategorías:

-O1: Vehículos acoplados de un solo eje cuyo peso no sea superior a 0,75 toneladas.

-O2: De igual forma incluye a los acoplados, pero en este caso el peso máximo es de 3,5 toneladas.

-O3: En esta subcategoría están los vehículos acoplados cuyo peso mínimo sea de 3,5 toneladas y el máximo no supere las 10 toneladas.

-O4: Para todos los acoplados con un peso superior a las 10 toneladas.

Aunque tienen aspectos bien diferenciados el fin de ambas es común: garantizar que todos los vehículos que se desplazan en el territorio sean de carga, de pasajeros o particulares, y cuenten con las condiciones óptimas para que el conductor, los pasajeros y demás conductores estén seguros.